Ante una situación de violencia quisiera reflexionar sobre dos reacciones afectivas opuestas que podemos experimentar.La primera y la mas común es el temor, el miedo.El temor es una fuerza paralizante.Rendirse y huir ante el peligro o amenaza externa o interna.Incapacita para superar el peligro, encerrarse en sí mismo.Cuanto más grande el temor, más disgregación,” salvese quien pueda,” falta de solidaridad e incapacidad de coordinar acciones adecuadas de defensa.Limita la creatividad, la imaginación,paraliza la mente.La reacción contraria es la capacidad de indignarse, emoción necesaria para superar la paralización frente al temor-” dice la Dra.Cecilia Moise

Anuncis