El escritor peruano nacionalizado español Mario Vargas Llosa ha sido premiado con el Nobel de literatura. Además de novelista, escribe periódicamente columnas de opinión en el diario “El País”, también es invitado continuamente a foros conservadores en todo el mundo. También se presentó a las elecciones en su país. No sé si ha hecho méritos literarios para conseguir este premio, de lo que sí tengo la seguridad es de que no lo querría como presidente de gobierno, ni siquiera de vecino. No se puede tener peor calidad humana, como muestran las siguientes declaraciones y opiniones por escrito:

  • Afirmó que durante los ocho años de Gobierno de José María Aznar España “alcanzó un protagonismo y una influencia internacional que no había tenido desde el Siglo de Oro y que, me temo, durante un buen tiempo no volverá a tener”.
  • Resaltó que los “historiadores del futuro reconocerán a Aznar como uno de los grandes estadistas de la historia de España”.
  • Admitió que le ponía “los pelos de punta” escuchar que se hable en Venezuela de “propiedad social en lugar de la propiedad privada”.
  • Advirtió de que “de la mano” de algunos líderes políticos que vinculó a “la izquierda boba”, en América Latina “asoma un nuevo racismo” de “indios contra blancos“.
  • Defendió la invasión de Iraq, recordando que de estar contra la guerra en Iraq pasó a defenderla porque con ella “se ha liberado al pueblo iraquí de un dictador terrible. Si la comunidad internacional hubiera hecho con Hitler lo que con Saddam Hussein se hubiera evitado el apocalipsis”.
  • Defiende el estado débil, criticando los monopolios públicos pero no así los privados.
  • Siente una admiración sin límites por Margaret Tacher.
  • Hace chanza de los movimientos sociales y defiende al neoliberalismo en ensayos rídiculos.
  • Sin duda buscando en Internet podemos encontrar muchas más frases célebres de Vargas Llosa, el escritor que rompió con su generación.

    Advertisements